jueves, 16 de junio de 2022

La rebelión de Atlas, Ayn Rand

La rebelión de Atlas está considerado el segundo libro más influyente en EEUU tras la Biblia, y es el libro más conocido de su polémica autora. Se han escrito ríos de tinta sobre esta obra, en la que aparecen reflejadas las ideas filosóficas de Ayn Rand.

Ayn Rand dejó la URSS viendo cómo se abolía la propiedad privada y una élite decidía cuál era el tipo de vida que podían llevar los demás. Dicho esto, queda bastante clara la causa de por qué dedicó su vida a la defensa de lo contrario. Sin ánimo de entrar en su filosofía, en este artículo voy a centrarme en esta novela.

Nos encontramos en un futuro no muy lejano, aunque indeterminado, en que la mayoría de los países del mundo se han convertido en repúblicas socialistas y EEUU va camino de lo mismo. Las ideas del colectivismo, el gobierno planificador y centralizado, los prejuicios contra el beneficio individual, el rechazo feroz a cualquier forma de egoísmo... se están expandiendo por la sociedad. Un empresario, Hank Rearden, desarrolla un metal que puede cambiar para siempre el mundo de los ferrocarriles haciéndolo más eficaz, pero el gobierno entiende que debe ser propiedad del Estado. A partir de ahí se desarrolla la obra con un conjunto de empresarios que cuentan con las ideas para hacer mejorar la sociedad, sin embargo, se tienen que enfrentar a un Estado cada vez más ineficiente pero más poderoso.

Hay varios protagonistas. Podemos destacar a Dagny Taggart, copropietaria junto a su hermano, de la mayor empresa de ferrocarriles, que aparenta ser un alter ego de la autora por su carácter luchador, racional, desafiador al pensamiento establecido... También cabe destacar a Francisco D'Anconia, descendiente de una familia poseedora de grandes minas de cobre, que hará reflexionar a Rearden sobre cuestiones muy importantes. Posteriormente, aparece otro protagonista cuyo nombre no voy a rebelar para evitar spoiler.

Es un novela realmente densa, de más de 1200 páginas. Se caracteriza por una gran cantidad de diálogos en los que la autora aprovecha para exponer su filosofía al completo. Aparecen una cantidad innumerable de personajes, la mayoría muy planos y hombres.

El libro no destaca por su calidad literaria: no consta de una prosa fuera de lo normal; los personajes secundarios son tremendamente planos, parecen todos la misma persona; y los discursos son repetitivos. Ahora bien, la intención de la autora no fue pasar a la historia de la literatura y sí dejar claro su legado intelectual, pero lo cual cumple a la perfección. Los discursos son repetitivos, pero esto ayuda a que el mensaje cale sin el menor inconveniente. La filosofía que se intenta transmitir no está en las entrelíneas o detrás de metáforas o símbolos, los protagonistas dejan alto y claro qué piensa y cómo se sienten. Creo que esto ha sido clave para que haya llegado a tantos millones de lectores. Por otro lado, sus ideas son rompedoras, porque, aunque sus protagonistas son ricos perfectos (algo que les hace alejarse de la realidad), ponen muy de relieve la importancia que tienen para la sociedad esas personas con una ambición y una capacidad para llevar a cabo sus proyectos, que nos guste o no es necesaria. El sector privado también contribuye a construir el mundo y en muchos casos lo hace de forma más eficiente que algunos Estados.

Es una novela que no deja indeferente a nadie, que hay que leer con paciencia y que te hará reflexionar y ver las cosas desde un punto de visto nada convencional. 


Puedes ver la reseña del libro también en mi canal de Youtube:





No hay comentarios:

Publicar un comentario