viernes, 1 de mayo de 2020

¿Por qué soy tan cutre en mis redes sociales?

¿Por qué soy tan cutre en mis redes sociales?Voy a dar la respuesta a la pregunta y luego la voy a explicar: Porque quiero que mis proyectos duren.

Ahora comienzo la explicación. Muchas veces encuentro blogs o canales de Youtube con un contenido de una calidad que yo jamás llegaría a alcanzar, un diseño envidiable y una cantidad de seguidores que nos gustaría a cualquiera. En ese momento miro su primera publicación y data de 2014, miro la última y data 2018, es decir, paró hace 2 años. Y ese es el principal problema. Te lo tomas en serio, le dedicas un tiempo que no tienes, subes rápido y llega un día en el que te das cuenta de que no tienes retorno más allá de la satisfacción de alcanzar a bastantes personas o resulta que un cambio de algoritmos en la redes sociales te ha dejado en la cuneta.


A mí me pasó lo segundo con este blog, pero de eso ya hablé mucho en su día. A lo que me refiero, siendo más claro todavía, es que en el mundo online de hoy, o te lo tomas en serio y en serio no quiere decir trabajar mucho, sino tener un equipo y poner pasta además de trabajar mucho, o lo más probable es que no llegues a nada, de ahí mi conclusión. Si nunca tendré un equipo ni estoy dispuesto a pagar, mejor tomarme las cosas con la mayor calma posible, y eso es lo que me ayuda a no desistir.

Con este blog comencé en 2014, aprendí muchísimo, comencé a tomármelo en serio, tuve grandes momentos e hice un curso que me costó más de 1.000 euros (por suerte lo he acabado amortizando de otra forma), y cuando en 2018 cambiaron los algoritmos, me quedé a dos velas, frustrado y con ganas de huir de las redes sociales. Por aquel entonces este blog solo trataba de idiomas. No lo abandoné, aunque estuve muy cerca, porque lo he acabado utilizando para escribir de cualquier asunto que me interesa, y he de confesar que me gustaría trabajar más todos mis artículos, como hacía al principio, pero es que el alcance es cada vez más reducido y eso hace que me falte motivación.

Recientemente he creado un canal en Youtube para hablar de libros. He comprado una cámara y un micrófono (baratos, pero ya he desembolsado) y he comenzado el canal para hablar de los libros que voy leyendo. Prácticamente no edito y hablo improvisando, el número de seguidores es bajísimo, de hecho, tengo más vídeos que seguidores. Pero así es mi canal y así será, sé que no voy a desistir porque no me supone ningún esfuerzo sentarme delante de la cámara y contar lo que me ha parecido en 10 minutos, a veces recién levantado, a veces con cara de cansancio... Llevo mi espontaneidad con humor e intento verlo como un rasgo del contenido, sin embargo, la experiencia me ha demostrado que eso no suele ser lo que tiene éxito. Si quisiese hacerlo con una edición excelente, música de fondo, una intro, intercalando imágenes u otros vídeos graciosos..., tendría más audiencia, pero aun así no sería suficiente y acabaría dejándolo porque las horas de edición me acabarían cansando antes o después.

Las redes sociales hace tiempo que sacan su dinero de lo que gastamos en publicidad y si ellas viven de ello, ¿qué interés tienen en que las personas que no pagan lleguen arriba? Aunque suene cutre decirlo, ser cutre es lo que me ayuda a seguir publicando.

No intento alentar a nadie a hacer las cosas mal, eso no tendría sentido, pero sí a pensar seriamente el esfuerzo que vale la pena invertir en base al retorno que se espera y los recursos que se tienen, porque es una lástima encontrar canales y blogs que lo han hecho realmente bien y ahora están abandonados. Al comienzo siempre se tiene una energía extra que va decayendo con el paso del tiempo, lo que es otro factor importante a tener en cuenta.

Por cierto, creo que debería abrirse un mercado de venta de blogs, estoy seguro de que muchos de esos blogs abandonados podrían reutilizarse en otros proyectos con más posibilidades, el contenido de calidad no debería morir.


2 comentarios:

  1. Interesante forma de ver las redes sociales. He tenido un blog por mas de 12 años y he tenido mis altas y mis bajas y con los cambios de algoritmo y cambios en las tendencias, mi blog no llega ni a 100 visitas diarias. Mucho trabajo para algo que ni siquiera deja satisfacciones personales ni monetarias. Me has hecho pensar bastante, buen artículo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Infelizmente estamos pasando por un momento duro para el blogging y las redes sociales.

      Eliminar