lunes, 10 de diciembre de 2018

Experimento promocionando publicaciones en Facebook

Había tomado la decisión de invertir en publicidad en mis redes sociales con el fin de conseguir plena independencia profesional como profesor de idiomas y tenía decidido hacerlo a partir de enero, pero tras una charla con un amigo la semana pasada, decidí comenzar a invertir ya.

Según mis cálculos y mi experiencia: por el momento mi canal de Youtube no tiene calidad para que valga la pena gastar ni tampoco sé muy bien cómo hacerlo. En Instagram hice una pequeña inversión cuando comencé para ver cómo me iba y llegué a la conclusión de que iba a tener que gastar mucho para obtener buen resultado. Curiosamente, sin invertir nada desde entonces es donde mejor me va con mucha diferencia.

Facebook era la gran red social que me faltaba. Mi página tiene menos de 800 seguidores y muy pocas interacciones, casi ninguna, en cambio, me parecía la red ideal, porque en ella podría publicar mis nuevos vídeos de Youtube, mis imágenes de Instagram, los post de mis blogs... Pero tenía miedo a la visibilidad, pues todo el mundo le da a like con mucha facilidad y después no le apareces a la gente o apareces y no te prestan atención. Por otro lado, recuerdo haber promocionado en alguna ocasión algún post de mi blog en el que para leerlo había que hacer click y acceder al blog. La publicación de Facebook tuvo muchos me gusta, mientras que el blog apenas tuvo visitas. Esto significa que la gente le da a like solo por leer el titular, la mayoría ni leen ni acceden al blog.

Durante la conversación con mi amigo, me contó que él escoge varias de las mejores publicaciones de su blog y las promociona en Facebook durante muchos días gastando una cantidad pequeña cada día pero de forma continuada. Me gustó su idea, así que ese mismo día me propuse imitarlo, sin embargo, antes quería saber qué tipo de publicaciones podrían tener más éxito. Entonces, realicé el siguiente experimento:

Decidí coger tres tipos de publicaciones diferentes y promocionarlas durante el mismo tiempo, una semana, y gastando el mismo dinero. Una de las publicaciones era una imagen que publiqué en Instagram y también en mi página de Facebook. Escogí está publicación porque tuvo bastante éxito y porque las imágenes cada vez tienen más peso en internet. Otra de las publicaciones fue una de las más leídas en mi blog. La puse en Facebook de modo que si el público quería leerla iba a tener que hacer click y acceder al blog. Y la última, una publicación del blog que también tuvo bastante éxito, pero en este caso, el post iba a aparecer por completo publicado en Facebook, un corta y pega, e iba a dejar el link abajo por si alguien quería acceder al blog después.



Tras siete días de promoción, veamos el resultado:

1) La publicación que tenía solo imagen ha alcanzado 684 personas y 159 interacciones. En este caso he de decir que a la par que la promocioné en Facebook también apareció promocionada en Instragram, donde obtuvo algo menos de 100 me gusta.

2) La publicación en la que había que hacer click para poder leerla alcanzó 1.635 personas y obtuvo 161 interacciones. Curiosamente, según las estadísticas del blog, solo hicieron click en el enlace 25.

3) La publicación en la que el post aparecía por completo consiguió alcanzar a 662 personas y obtuvo 137 interacciones. Muy pocos accedieron al blog, pero tampoco era necesario porque podían leer todo el artículo desde Facebook.



También debo añadir que ofrecí invitaciones para seguir mi página a todas las personas que habían interactuado con las tres publicaciones y pese a haber sido muchas, tan solo he ganado 20 seguidores.



Conclusiones:

1) Lo que vaya a publicar y promocionar, lo pondré dentro de Facebook. Por segunda vez he percibido que las personas le dan a me gusta con mucha facilidad, solo leyendo el titular. Hace falta entrar en el link para poder leer el post y casi nadie lo hace.

2) Las imágenes funcionan bastante bien. La información que quieras dar está prácticamente a golpe de vista y eso tiene mucho valor, además, es algo visualmente muy llamativo.

3) Tras haber recibido tantas interacciones, el número de personas que me han contactado para contratarme o, al menos informarse, ha sido 0. Por lo que aunque lo volveré a intentar, en mi caso en particular, tengo medios más efectivos que pagar en Facebook.

4) De todas las personas que interactúan y reciben mi invitación para seguir mi página, el número de personas que la aceptan es demasiado bajo, es decir, lo que tendría que llegar a invertir en publicidad para tener una comunidad de 3 o 4 mil personas, esa era mi idea, supone un gasto que no vale la pena. De cualquier manera voy a intentar otras estrategias para ver si funcionan.


Hasta el momento estas han sido las conclusiones a las que he llegado. Siempre he tenido cierto recelo a las páginas de Facebook y creo que lo voy a seguir teniendo. Yo también sigo muchas páginas y no me aparecen con facilidad. Del mismo modo, creo que hay que tener una comunidad gigante para llegar a una cantidad importante de interacciones y eso es muy caro. Como lado positivo, lo que había dicho antes, en algunas redes sociales solo puedes publicar imágenes, en otras solo vídeos, en la página de Facebook puedes compartirlo todo, pero si necesitas muchas miles de personas para que una cantidad importante entre, solo vale la pena para grandes empresas o influencers.


4 comentarios:

  1. Hola Sergio.

    Voy leyendo con mucho interés este tipo de posts, porque lo de hacer alguna pequeña inversión para dar mayor notoriedad a mi blog siempre ha sido algo que se me ha pasado por la cabeza. En tu caso, se podría decir que estoy escarmentando en cabeza ajena, ya que veo que un blog pequeño no le saca realmente el partido necesario. Además, dado que en mi caso no busco ofertar mis servicios, aún le veo menos salida.

    Nunca he pensado en hacerme un instagram, ya que realmente no sabría ni qué poner... las fotos que suelo compartir por FB en mi fanpage no son mías casi nunca, y las de mi cuenta personal son, principalmente, comida y bebida XD Sin embargo, es algo que me está llamando ya que, como bien dices, se les está dando mucha importancia a las imágenes últimamente. De hecho, me estoy planteando hacer un Instagram paralelo, con mis críticas cerveceras y tal, como parte anexa a Yentelman. Al fin y al cabo, la cerveza es parte fundamental de la cultura inglesa :p

    En fin, tan sólo decirte que te agradezco mucho tus posts, y que soy muy fan :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, yo también sigo tu blog. Me encanta el diseño y el contenido. Es lo que comentas, un blog es realmente un hobby que no produce lucro, a menos que sea parte del marketing de una empresa u ofertes servicios propios, caso en el que también es difícil obtener resultados.

      En mi caso, estoy empezando a tener cierto éxito después de muchos años, bastantes lecturas sobre marketing digital, formación en diseño gráfico... Y lo más importante, que en Brasil, donde vivo, soy profesor nativo de español y ese diferencial es el que marca la diferencia. Si no fuese así, el resultado sería nulo y seguramente no tendría Instagram ni Youtube. Todo depende de cómo te lo plantees, pero como has dicho, un blog solo difícilmente va hacia adelante.

      Algo que yo he hecho y te recomendaría, sería hacer una recopilación de tus mejores posts y publicar un ebook en Amazon o venderlo a través de tu blog, creo que la primera opción es mejor. Puede ser un buen primer paso y tienes artículos de mucha calidad.

      Para cualquier cosa que necesites, solo tienes que contactarme.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Yo creo que las redes sociales están bien como apoyo para conseguir marca, pero el negocio sale de las búsquedas orgánicas en buscadores y marketplaces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reto está en conseguir aparecer en esas búsquedas orgánicas, especialmente cuando estamos tan expuestos a los algoritmos.

      Eliminar