miércoles, 5 de diciembre de 2018

El empleo y la edad

el empleo y la edad, vida laboral, empleo, edad laboral, trabajoComo todo trabajador, con el paso de los años voy complementando mi formación al mismo tiempo que mi experiencia. Pasados unos años, cuando se está lejos de aquel difícil momento en el que hay que encontrar el primer empleo, aquel trabajo en el que uno no sabía absolutamente nada, se sentía lleno de inseguridad y cuyos conocimientos distaban mucho de ser un gran profesional.


Afortunadamente, el paso del tiempo te lleva a una situación diferente, pero esto también es un problema, el paso del tiempo, quiero decir.

Actualmente me encuentro en una cómoda situación laboral, creo que puedo esquivar los riesgos que vengan. Desde muy joven me ha gustado leer las ofertas de trabajo con el fin de saber qué piden  y ofrecen las empresas. Esto me ha ayudado a saber con bastante exactitud lo que demanda el mercado laboral.

En mi caso en particular, mi punto fuerte es el conocimiento de idiomas, pero esta semana alguien me mando una oferta de trabajo por Whatsapp que ha hecho saltar las alarmas.

La oferta de trabajo era para un recepcionista al que le pedían hablar idiomas. Aunque no era una oferta a la que me iba a inscribir, mi perfil encaja bien, sin embargo, me di cuenta que querían a alguien entre 23 y 35 años. Y esto fue lo hizo saltar las alarmas. Yo tengo 35 años. "Estás dentro de la franja de edad", pensaréis la mayoría, pero lo realmente preocupante es que por primera vez en mi vida, con tan solo 35 años, me sentí en cierto sentido excluido de una oferta de trabajo para la cual daba el perfil.

Y a esto es a lo que me refería al principio. Cuando eres joven te falta experiencia y formación, y tras muchos años de esfuerzo para desarrollar esa experiencia y formación, resulta que un día descubres que te empiezas a hacer mayor. Si con 35, que es la mitad de la vida laboral, ya hay empresas que me podrían excluir por mi edad, ¿cómo será cuando tenga 50? Ese jarro de agua fría, ha sido algo que me ha ayudado a darme cuenta de un factor que por el momento no tenía tan en cuenta, pero que ahora sé que empieza a ser más importante.

Llevo unos días dándole vueltas al asunto y, pese a que no es algo grave de momento, sí es para ir tomándolo en cuenta. Además, me pongo en la situación de esas personas de más edad, todavía un poco lejos de jubilarse que no pudieron cualificarse lo suficiente y ahora se encuentran con tantas puertas cerradas. Antes de leer esa oferta de trabajo ya había tomado la decisión de trabajar por cuenta propia a partir del año que viene, me había decidido a poner toda la carne en el asador, ahora sé que tendré que ponerla absolutamente toda porque el mercado laboral cada día presenta nuevas dificultades.

2 comentarios:

  1. Toda la razón, con el paso de los años ves que hay oportunidades que empiezan a quedar lejos del alcance... y no debería ser así. La edad no lo es todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunos momentos el problema es la falta de experiencia y en otros, el exceso de edad.

      Eliminar