miércoles, 12 de diciembre de 2018

¿Cuánto vale tu libertad profesional?

¿Cuánto vale tu libertad profesional?La gran mayoría trabajamos o hemos trabajado contratados en alguna empresa, trabajando unas cuarenta horas por semana, con un horario fijo, muchas personas a nuestro alrededor, un jefe que muchos días nos irrita... Es el entorno de trabajo más habitual y el que acabamos asumiendo, sea en una oficina, un taller o un restaurante. Esperamos que nuestra vida profesional se desarrolle así por completo y aspiramos a ascender o realizar la misma labor con las mismas cosas buenas y malas en otra empresa donde ganemos un poco más. El objetivo es siempre el mismo, mejorar salarialmente en un entorno similar.


Muchos trabajamos así durante años. Yo, particularmente, no sabía por qué, cambiaba de trabajo con mucha facilidad. A veces piensas que el problema eres tú, es lo que muchos te dan a entender o te dicen directamente; en otros momentos sientes que es realmente insoportable, y encuentras a gente que te da la razón aunque continúan porque saben que no hay muchas alternativas.

La cuestión es que no estás cómodo y siempre te imaginas ese otro lugar de características similares donde no pasan las cosas malas que allí sí pasan y te pagan más. Sin embargo, ese lugar sin problemas suele ser algo utópico.

Un día, descubrí el mundo de los freelancers y soñé con ello durante mucho tiempo, posteriormente fui descubriendo el mundo del emprendimiento digital y, ahora, finalmente estoy muy cerca de trabajar de forma autónoma casi por completo. Sin jefes, sin esos horarios fijos, sin esa dificultad para pedir un día o mañana libre porque necesitas hacer algo importante...

Esta mañana había salido a correr por la calle y, mientras tanto, iba pensando en cuál es el valor de mi libertad profesional. Me refiero al valor, porque cuando eres libre, no solo ves el trabajo en términos salariales también ves la libertad de horarios. A veces miro los salarios y las condiciones que se ofrecen en algunos empleos a los que podría aspirar y me doy cuenta de que ni por un salario que antes me hubiese encantado conseguir dejaría la situación profesional a la que estoy llegando, aunque tenga que asumir más riesgo y en algunos casos gane un poco menos. Entonces me pregunto, ¿cuánto vale mi libertad profesional? Y me doy cuenta de que hay determinadas condiciones que cuando consigues cambiarlas tienen un valor que en satisfacción personal es mucho más alto que aquel elevado salario al que querías llegar.


2 comentarios:

  1. Un sueño de muchos, no siempre fácil de conseguir, pero vale la pena luchar por esa libertad. Saludos!

    ResponderEliminar