domingo, 25 de noviembre de 2018

El placer y la ventaja de crear tus propias imágenes para tu blog


En mis primeros post, hace ya mucho tiempo, no publicaba imágenes. Creía en el negro sobre blanco pese a que oía hablar de que una buena imagen era imprescindible, pero como en tantas ocasiones, no hice caso. Siempre he sido muy ingenuo sobre aquello de que la estética o lo visual no es tan importante.

Un día se me ocurrió probar y me di cuenta de que quedaba mejor, sin embargo, me enfrentaba al miedo a los derechos de autor. Muchas webs ofrecían un banco de imágenes, pero no tenía muy claro si era completamente fiable, la ley también estaba cambiando continuamente. El miedo me frenó en muchos casos, obviaba aquellas imágenes cuyo libre uso dejaba algunas dudas y solo tomaba aquellas en las que quedaba claro, aunque esto tenía un inconveniente, me di cuenta de que las imágenes buenas y sin problemas con el copyright se repetían mucho, era muy fácil encontrar publicaciones con la misma imagen que tú, algo que no me gustaba.


Un día se me ocurrió hacer un curso en el que aprendí algunos conceptos sobre diseño gráfico y a partir de ahí comencé a crear mis propias imágenes o, en algunos casos, a manipular algunas de esas sin derechos de autor. Había oído hablar mucho del SEO de imágenes, pero no lo entendía. Como todavía no tenía mucha habilidad con los programas de diseño gráfico, pues no creaba imágenes con frecuencia, solo para las publicaciones que más me gustaban.

Pasaba el tiempo y seguía sin encontrarle sentido al SEO de imágenes, hasta que un día buscando información en Google para una clase de inglés busqué a través de imágenes y la primera que apareció fue una mía. Ahí lo entendí todo, ese post recibía algunas visitas a través de Google y, posiblemente, se debiesen al buen posicionamiento de esa imagen.

Desde ese momento me propuse sustituir todas las imágenes de este blog por otras creadas por mí. Y lo que es más, todo esto me llevó a redescubrir Pinterest, una red social que ya conocía, pero que no me era de gran utilidad. Ahora sí me es muy útil, porque puedo poner mis imágenes y obtener visitas al blog con ellas. Maté dos pájaros de un tiro.

A continuación os muestro algunos ejemplos. Como podéis ver no son espectaculares, pero representan adecuadamente el post en el que están. Por cierto, siempre las hago en formato 1080 x 1080 píxels, que es el formato de Instagram, porque así también puedo usar algunas de ellas en mis cuentas de esta red social.

El placer y la ventaja de crear tus propias imágenes para tu blog, blogging, crear imágenes, banco de imágenes, imágenes para blog

Las demás las podéis ver en las distintas publicaciones de este blog. Son fáciles de diferenciar por el estilo y porque en todas pongo el nombre del blog. Todavía no he conseguido sustituirlas todas, aunque la gran mayoría sí. Ahora, además de no tener que andar buscando en bancos de imágenes con tanta frecuencia, tengo imágenes propias, hechas a mi estilo y aunque sean simples, están hechas a mi gusto y me permiten estar en otras redes sociales también.

Si no sabéis cómo crear las vuestras, os recomiendo empezar con algún programa básico e ir viendo vídeotutoriales o hacer un curso mientras vais practicando. La libertad y la satisfacción que os aportará no tiene precio y ampliar conocimientos siempre resulta de ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario