miércoles, 25 de abril de 2018

Lecturas, edad y lugares

Siempre me llamó la atención cómo solemos cambiar de lecturas según la edad que tengamos, algo que en la adolescencia podría haberte marcado, tal vez, hoy no signifique gran cosa, o cuestiones que nos apasionan hoy, hace poco ni se nos pasaban por la cabeza.

Lecturas, edad y lugaresDe niño, recuerdo haber leído muchos cuentos, esos clásicos como: Simbad, el Marino; Alíbabá y los cuarenta ladrones; Caperucita roja... Después, durante muchos años, no sé cuándo ni por qué, dejé de leer y estuve hasta la adolescencia sin hacerlo. Mi vuelta a la lectura se produjo como resultado de la curiosidad. Repentinamente, quería saber cómo era el mundo, entender a las personas. Entonces comencé con la divulgación científica y la psicología, en especial Freud. También me gustaba la mitología.



Tras alejarme por un tiempo de los estudios, me agarré a la literatura, un mundo apasionante que descubrí a través de El camino, de Miguel Delibes y En busca del unicornio, de Juan Eslava Galán, y así pasaron muchos años. Posteriormente, los bastantes años que pasé viviendo y trabajando en distintos países europeos leí menos, aunque de forma más variada e hice algún gran que otro descubrimiento como Ismail Kadaré, por ejemplo.

En 2011, cuando viví en Madrid me aficioné a los libros sobre liderazgo, economía, estrategia empresarial, etc. Supongo que porque siempre me interesó el mundo de la empresa y porque trabajaba en una inmobiliaria por aquella época. Esas lecturas las intercalaba con algunas de historia y política. Descubrí a muchos autores muy interesantes, muchos de ellos españoles.

En 2014 llegué a Brasil, y mis hábitos dieron un giro radical. Debido a mi nueva profesión, profesor de español e inglés, comencé a leer sobre pedadogía, volví a leer libros sobre psicología y descubrí la apasionante historia de Brasil.

En Brasil hay periodos relacionados con la historia de España que en España se desconocen o a los que no se les da importancia. Una etapa considerada muy importante y de gran avance dentro de la historia brasileña es el periodo conocido como "Unión Ibérica", es el periodo durante el cual, el imperio portugués queda bajo dominio español durante el reinado de Felipe II. También existe un episodio muy interesante conocido como los Siete Pueblos de las Misiones o Sete Povos das Missões, son 7 pueblos situados en la frontera entre Brasil y Uruguay que supusieron varias disputas entre el imperio español y el portugués. En este conflicto también participaron muchos indios en ambos bandos. Es un periodo que no he estudiado todavía, pero me gustaría hacerlo pronto, ocurrió en la segunda mitad del siglo XVIII.

Estas últimas lecturas no las habría realizado si no hubiese venido a vivir aquí. Lo contado hasta ahora, no es para nada por interés lector-biográfico, sino para mostrar cómo a medida que pasa el tiempo y cambian las circunstancias (y nuestra residencia), nuestros intereses también lo hacen.


Todo esto lo cuento porque ayer compré un libro sobre la segunda guerra mundial. Un periodo que nunca me atrajo. Prefiero otras épocas o estudiar los problemas de España en aquel momento, aunque a veces resulte demasiado duro.

La forma en la que el mundo parece estar evolucionando, con los extremos políticos creciendo, especialmente en Europa, y la situación de extrema violencia que se vive en Brasil, me ha llevado a interesarme  por saber cómo estos tiranos llegaron al poder siendo votados por el pueblo. Existen muchas teorías basadas tanto en la economía como la psicología, pasando por el sistema de elección, sociología, religión, etcétera.

En mi caso personal, y sin ánimo de entrar en cuestiones políticas, las ideas, cuando se cambia de cultura o época no sirven de la misma manera. Todas las ideas de democracia y bienestar con las que llegué a Brasil, a día de hoy me parecen imposibles. Aquí, volver a casa del trabajo por las noches es un riesgo, hasta estar dentro de casa no se está plenamente tranquilo. Cosas inimaginables en Europa, en Rio de Janeiro forman parte del día a día.

Antes de haber vivido aquí, tampoco entendía cómo algunos dictadores llegaron al poder, pero ahora, lo entiendo bastante mejor, es simple, se vive una sensación tan desesperante que las personas se dejan llevar por aquel que parece ser el salvador, aunque después resulte ser alguien peor.

Experimentar una situación te puede llevar a tomar una postura completamente diferente a cómo lo harías si simplemente te la imaginas basándote en cómo es tu entorno.

Ahora, como he dicho, por mi profesión estoy muy centrado en cuestiones de psicología y pedagogía y por cómo evoluciona tanto el mundo como mi lugar de residencia, creo que voy a estar una temporada leyendo en qué circuntancias llegaron tantos regímenes totalitarios al poder.

¿Cuáles serán mis siguientes lecturas? Pues como estaréis imaginando, yo tampoco lo sé, pero sí sé que será algo que no imagino ahora y dependerá de mis circunstacias y el momento de la vida en que me encuentre. El mundo era de una forma hace 10 años y en 10 años será de otra, pueden surgir nuevas ideas o pueden volver ideas del pasado, y esto condicionará nuestros gustos, intereses y lecturas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Errores comunes en inglés

Son muchos los errores que cometemos cuando hablamos o escribimos en inglés. Así que he decidido hacer una lista de errores comunes e...