domingo, 13 de agosto de 2017

Sobre tarifas y nuevas tecnologías

Sobre tarifas y nuevas tecnologíasNi que decir tiene que aquellos que nos dedicamos a la traducción o la enseñanza de idiomas como autónomos estamos expuestos a una gran competencia y en el avance de las nuevas tecnologías encontramos tanto aliados como enemigos. ¿Qué traen asociadas las nuevas tecnologías? Pues grandes ventajas, desde acceso a más información, facilidad para crear networking o la posibilidad de poder ser contactados por más clientes. Pero al mismo tiempo tiene un lado negativo, muy negativo creo, que es lo que se empieza a conocer como la "uberización del empleo". Todos conocemos esas páginas web para freelancers tan famosas en las que se buscan profesionales cualificados lo cuales pujan por conseguir un proyecto. Para el empleador es un chollo. Va a recibir propuestas de muchos profesionales y seguro que acabará consiguiendo a alguno bueno, bonito y barato. Pero para el lado del profesional el problema es grande.


Desde hace mucho he intentado conseguir algún "trabajillo" (porque son trabajillos) en alguno de estos lugares, pero casi nunca ha habido suerte, y creo que he tenido la suerte de no tener suerte.

Mi actividad principal no es la traducción aunque he hecho algunos trabajos, entonces no puedo ser bueno, bonito y barato, solo puedo ser con insuficiente experiencia en relación a otros, ni muy bonito ni muy feo y, eso sí, barato.

Como profesor sí tengo experiencia y la suerte de poder enseñar inglés y español. En 2014 llegué a Brasil y rápidamente comencé a trabajar como profesor. Los salarios en las academias de idiomas no son muy altos, pero existe una cultura muy fuerte de contratar profesores particulares y se paga bien en comparación con los salarios de las empresas, así que, combinando ambos, voy tirando felizmente.

Recientemente se ha puesto de moda una forma de contratar profesores a través de apps, no sé si será igual en España o los países hispanoamericanos. Te inscribes y alguien que te quiere contratar contacta contigo, pero no solo contacta contigo, contacta con muchos otros profesores al mismo tiempo y estamos ya como en las páginas web de freelancers.

Antes de la llegada del boom de estas aplicaciones, la gran mayoría de clases particulares que daba eran de inglés, la lengua más demandada con diferencia. Tras la llegada de estas apps dar clases de inglés se ha vuelto dificilísimo. Debido a la crisis muchas escuelas han cerrado y muchísima gente pasó a ser profesor particular, aunque no quiero ni imaginar cuánto ganan, el precio por hora cada vez está bajando más. Yo tengo la ventaja de ser profesor nativo de español y esto es un gran diferencial, es lo que me salva la vida porque al ser nativo hay gente que está dispuesta a pagar un poco más.

¿Pero porqué estoy contando todo esto? Pues porque acabo de recibir una llamada de alguien que era un potencial cliente, quejándose de que le pasé un precio que era el doble del que otro profesor le había ofrecido (a algunos es que les gusta trabajar casi gratis). Le he preguntado que si se ha asegurado de que el otro profesor tiene bastante experiencia y, sobre todo, si es nativo. En ese momento el señor no sabía qué responder. Posteriormente le he tenido que explicar que el precio que le he pasado por una hora y media hay quien me lo paga por una hora y olvidé decir que en un país donde la inmensa mayoría trabajan sin pagar su seguro autónomo yo sí lo hago. Pero en fin, qué se le va a hacer. El mundo ahora es así.

En otra ocasión, me contactó una persona de una de las zonas más caras de la ciudad, tan solo me hizo una pregunta: ¿Cuánto cobras por hora? Le di un precio más que razonable teniendo en cuenta lo lejos que estaba de mi casa y nunca me respondió de vuelta. Pero en fin, qué se le va a hacer. El mundo ahora es así.

El problema no es estar dispuesto a trabajar más, yo trabajo lo máximo que puedo, el problema está en precios que no te permiten sobrevivir ni dándolo todo. El mercado laboral cada vez da más miedo, y es que todos queremos productos y servicios gratis o muy baratos, pero si no pagamos, no habrá empleo ni suficientes profesionales cualificados dedicándose a ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario