domingo, 6 de agosto de 2017

Mi primera clase por Skype


Recientemente he tenido la suerte de hacer mi primera clase por Skype, una experiencia que seguro muchos profesores y estudiantes se han planteado alguna vez. Llevaba mucho tiempo deseando experimentar esta forma de enseñar de la que tanto se habla, aunque no parece tener tanta demanda y, en mi caso, ha resultado ser una experiencia realmente gratificante.

Durante mucho tiempo había oído hablar de las clases por Skype (u otras plataformas similares), sobre todo, de idiomas. En internet se pueden encontrar muchas webs dedicadas a ello, anuncios en blogs de profesores o escuelas de idiomas y anuncios en sites de freelancers. Pese a ello, nunca había tenido la sensación de que la demanda fuese muy grande, no conseguía encontrar a ningún alumno que quisiese aprender de esta forma y por momentos era algo que iba descartando. Afortunadamente, acabo de descubrir el potencial de esta nueva forma de enseñanza y estoy sorprendido.

Supongo que la mayoría pensamos que no hay nada como un profesor que esté a tu lado, tal vez, a través de una webcam todo parezca excesivamente frío, pero lo que cambia no es solamente el hecho de estar junto al profesor físicamente, sino que cambia la forma de enseñar. Por ejemplo, como profesor online me he encontrado con una gran cantidad de recursos que en la clase presencial no consigo, como tener un ordenador conectado a internet que me ayuda a resolver cualquier duda al instante o a buscar algún material que no tenga en ese momento y pueda ser útil. A diferencia de la clase presencial, no tengo un libro que mostrar al alumno o fotocopias para entregar, pero puedo enviar archivos y puedo compartir mi pantalla para mostrar texto o imágenes.

Desde hace mucho quería hacer actividades con descripción de imágenes, creo que es algo muy útil y se usa en algunos exámenes de proficiencia de idiomas. Era un problema porque no encontraba imágenes adecuadas, con una clase online esto queda solucionado fácilmente.

En cuanto a la forma de realizar actividades, no necesitamos esperar a que el alumno termine de escribir para corregir, puede escribir la respuesta en el chat y corregimos en el momento.

A partir de ahora, no solo estoy convencido de que este método funciona, sino que, además lo veo como un nuevo reto en el campo de la enseñanza. Como tantas cosas nuevas, al principio produce cierto miedo o desconfianza, pero tras experimentarlo descubriremos una nueva alternativa para aquellos que tienen poco tiempo, no encuentran cierto tipo de clases cerca de casa o simplemente les resulte más cómoda esta modalidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

El problema del acento a la hora de hablar lenguas extranjeras

Para muchos estudiantes, e incluso personas con un habla fluida en una lengua extranjera, su fuerte acento es algo que les incomoda o i...