sábado, 5 de marzo de 2016

Logopedia y acento extranjero



Hace unos meses se me ocurrió ir a un logopeda, aquí en Brasil, para mejorar mi acento en portugués. La idea era aprender algunos fonemas que no conseguía hacer correctamente y, de paso, aprender cómo son las técnicas que se utilizan para ello.

Tras bastante tiempo buscando alguno que tuviese disponibilidad, todos parecían muy ocupados, encontré a alguien. El primer día me dijo que el tratamiento iba a requerir 6 meses. Me pareció mucho, no tenía tiempo disponible, así que tan solo hice unas cuantas sesiones para experimentar ese tipo de terapia y mejorar un poco.

Para mi sorpresa, las sesiones no consistían en dedicarse principalmente a repetir los fonemas que no conseguía hacer adecuadamente. Supongo que la mayoría pensamos que es así. Lo que debía hacer era ejercitar los músculos de la boca, repetir vocales de forma nasal y no nasal, mejorar la forma que tenía de
respirar, etc. ¡Y todo esto durante una hora al día! Hacía una sesión semanal y el resto de los días debía practicar en casa frente a un espejo. Soy una persona a la que le gusta esforzarse, pero aquello me superaba, los ejercicios no me gustaban mucho, me resultaban incómodos, aunque he de reconocer que las sesiones que hice me ayudaron bastante. Aprendí a hacer algunos fonemas que no conseguía y a reproducir mejor los sonidos nasales.


Una de las cosas que más me llama la atención cuando aprendo o enseño algún idioma es la dificultad que tenemos la mayoría para entender y reproducir fonemas que no son parecidos a ninguno de nuestra lengua materna. Siempre he tenido la impresión de que a la hora de reproducir uno nuevo, influye tanto la capacidad de reproducirlo como de entenderlo. Mientras aprendía a reproducir el fonema "lh" me di cuenta de la dificultad que tengo para hacerlo (todavía no lo hago correctamente) pero también que cuando lo oía tenía la impresión de que se hacía de otra manera, razón por la cual sin la ayuda de alguien me que lo hubiese explicado, nunca lo habría aprendido. En ese momento me di cuenta de que tras haber estudiado varios idiomas en distintas escuelas europeas son muy pocos los casos en los que se nos insistía en la correcta pronunciación de los fonemas (con esto no me refiero a que no nos repitan determinado fonema sino a que no nos expliquen exactamente cómo hacerlo), sobre todo, aquellos que no existen en nuestra lengua materna y nos resultan tan difíciles de reconocer y reproducir. El mejor ejemplo es el fuerte acento a lo hora de hablar inglés que tenemos los españoles o los franceses, creo que si en clase se trabajase más la parte fonética, la comunicación sería más fácil porque siempre es difícil entender la forma de hablar de una persona que procede de un país cuyo acento desconoces.


En la consulta también aprendí cosas importantes, por ejemplo, que la respiración está muy relacionada con la forma en que hablamos o que es importante beber agua continuamente. La experiencia fue corta pero interesante, aunque debo reconocer que tengo mis dudas acerca de haber podido eliminar mi acento extranjero por completo. Mi principal problema es que yo hablo muy rápido y en Brasil se habla muy despacio, se alargan mucho determinadas sílabas, algo que dudo poder corregir algún día.



     *Si te gustó esta entrada, también podría interesarte:
     7 Consejos para motivar a tus alumnos de idiomas
     Verbos para Business English
     Consejos para aprender inglés y otros idiomas

1 comentario:

  1. Muy bien explicado ya que son de las cosas más imprescindibles para entender inglés e ir paso a paso mejorando, un saludo!

    ResponderEliminar

Entrada destacada

El problema del acento a la hora de hablar lenguas extranjeras

Para muchos estudiantes, e incluso personas con un habla fluida en una lengua extranjera, su fuerte acento es algo que les incomoda o i...