domingo, 18 de octubre de 2015

Los errores más frecuentes de los estudiantes brasileños de español



He decidido recopilar los que creo son los principales errores de los estudiantes brasileños de español. Es realmente interesante prestar atención a cuáles son las dificultades que afrontan personas con una lengua tan parecida a la nuestra al estudiar español. Algunos de esos errores pueden coincidir con los que encuentra un hispanohablante al estudiar portugués, otros, creo que la mayoría, no tienen mucho que ver. Veámoslos.



1. Diferencia entre hasta y hacia. En portugués no existe la preposición hacia, por lo que a diferencia de hasta, que es até, hay que saber explicarla de forma correcta y contextualizarla con algunos ejemplos para que el alumno entienda su significado y no las acabe confundiendo. Recordemos que, explicado grosso modo, hacia indica el sentido en el que nos desplazamos y hasta el punto al que llegamos.

2. Acentos. Son muchos los alumnos que tienden a aplicar las reglas de acentuación del portugués en español, cuando la gran mayoría no coinciden. Un caso curioso que me encuentro mucho es el de és porque es en portugués se escribe é; o ejemplos como horário, porque las llanas (paroxítonas, en portugués) se acentúan cuando acaban en diptongo. A modo de inciso, una regla que sí coincide con el español es la de la acentuación de las esdrújulas, proparoxítonas en portugués.


3. Falsos amigos y palabras muy parecidas. Es casi imposible librarse de ello, de hecho, siempre hay momentos de duda en los que uno no sabe si la palabra que está utilizando es del español o del portugués. Hay casos curiosos como el de almóndiga, una palabra muy utilizada en español y que aunque está aceptada por la RAE, durante mucho tiempo parecía que pronunciarla era una muestra de no saber hablar apropiadamente. En portugués significa albóndiga. La palabra vagabundo también se presta a confusión. En portugués un vagabundo es una persona que lleva una mala vida, mientras que en español es alguien que vive en la calle (morador de rua, en portugués).

4. Preposición “a” después de muchos verbos. Tal vez el ejemplo más común sea el de ir a, aunque hay muchos más. Supongo que para los alumnos debe ser extraño utilizar una expresión tan parecida a la suya pero poniendo una a en medio. Vou sair agora: voy a salir ahora. Es muy común encontrarse escrito: “Voy salir ahora”.

5. Problemas con la posición del pronombre reflexivo. La regla es realmente simple. Cuando es infinitivo o gerundio el pronombre va detrás (y se escribe junto) y cuando el verbo está conjugado va delante (y se escribe separado): dormirse, bañarse, acostarse; se durmió, te bañaste, me acosté; cayéndose, golpeándote…

6. Diferenciar entre muy y mucho, puesto que en portugués todo se dice utilizando muito. Muy se usa delante de adverbio o adjetivo mientras que mucho se pone delante de sustantivo o detrás de verbo. Cuando vamos a hacer comparaciones, siempre debemos utilizar mucho. "Es muy mejor que tú" es un claro ejemplo de error que escucho con cierta frecuencia. Lo correcto sería: "Es mucho mejor que tú".

7. Algunas conjugaciones. Una muy curiosa y fácil de confundir es la siguiente: disse es dijo y dice es diz. Si pronunciamos seseando disse, la forma en pasado en portugués, se pronuncia igual que dice, la forma en presente en español. La conjugación de cualquier verbo con vosotros suele resultarle muy difícil a todos los brasileños puesto que no utilizan las 2ª persona del plural. También es fácil confundir vieram, que significa vinieron, aunque se parece mucho a vieron que en portugués sería viram. Caber, yo quepo es eu caibo, por la escritura con qu los alumnos no la asocian fácilmente a caber. Como estos ejemplos que acabamos de ver hay muchos más que hacen que aprender las conjugaciones sea tanto una cuestión de memorizar como de no confundirse.

8. Contracciones. En portugués existen muchas contracciones, pero en español solo existen dos: de + el = del y a + el = al. “Voy a el aeropuerto” es un error, como decir, por ejemplo: “Cogí las herramientas de el coche”.

9. La ss. En español no existe la ss pero en portugués es bastante común y cuando va entre vocales suena como la s en español, mientras que si se escribe una sola, la pronunciación es diferente. Por esta razón el error es bastante común. Professor, assistir o assedio son buenos ejemplos. Es común verlas escritas así, aunque puedan no tener el mismo significado en las dos lenguas.

10. Palabras cuya pronunciación es igual o muy similar al español pero cuya sílaba tónica es diferente. Veamos a algunos ejemplos. En español: terapia, fobia, pantano, roe; en portugués: terapia, fobia, pántano, heroe. Todas estas palabras tienen el mismo significado y la misma pronunciación en ambas lenguas a excepción de la sílaba tónica que difiere.




   *Si te gustó esta entrada, también podría interesarte:
     Decálogo del buen profesor de idiomas
     Dudas de español como lengua extranjera
     Verbos en portugués que no se parecen a los españoles

No hay comentarios:

Publicar un comentario