domingo, 29 de marzo de 2015

Errores comunes en inglés



Son muchos los errores que cometemos cuando hablamos o escribimos en inglés. Así que he decidido hacer una lista de errores comunes en inglés con algunos de los que más frecuentemente se encuentran para aquellas personas que tienen ya cierto dominio del idioma, pero en algunos casos se les presentan dudas. Veámoslos.


1) La forma negativa de would rather y had better. Muchos estudiantes escriben la forma negativa de ambos colocando not después de would o had, cuando lo correcto es:

I would rather not go to the party today.
Preferiría no ir a la fiesta hoy.

You had better not forget what your mom said.
Será mejor que no olvides lo que dijo tu madre.



2) Solemos escribir los nombres de los días y los meses del año, de los gentilicios y de los idiomas en minúscula, como en español. Pero en inglés es diferente. Lo correcto es escribirlos con mayúscula:

 English language, Friday, April, French people, an Italian friend…



3) Los plurales irregulares o aquellos cuya formación se debe a una excepción de la norma, como las palabras acabadas en y, por ejemplo. En muchas ocasiones no los conocemos o, simplemente, se nos olvidan y acabamos poniendo, erróneamente, una s al final de la palabra. Algunos ejemplos son:

knife / knives
man / men
fish / fish
potato / potatoes
country / countries



4) Con algunas expresiones hacemos una traducción literal del español cuando su forma en inglés no es así. Un claro ejemplo lo tenemos cuando decimos: It doesn´t have sence, en lugar de It doesn´t make sense. O el, por suerte, cada vez menos común I have 20 years old en lugar de I am 20 years old.



5) Los falsos amigos. Esto ocurre con mucha frecuencia. Actually (en realidad) por actual, constipated (estreñido) por constipado, idiom (expresión idiomática) por idioma, fabric (tejido) por fábrica… La lista de falsos amigos es interminable.



6) Cuando queremos expresar que estamos de acuerdo con alguien decimos I think yes (no me gusta escribir la forma incorrecta porque, a veces, se memoriza y se confunde por error con la correcta, pero en este caso no tenía alternativa). Lo correcto es decir I think so. Del mismo modo que decimos I guess so o I believe so. En su forma negativa debemos decir I don´t think so.



7) Cuando queremos preguntar: ¿Cuánto tiempo llevas…? A veces, no sabemos cómo hacerlo e intentamos todo tipo de estructuras gramaticales incorrectas o inexactas que a trancas y barrancas y después de varios intentos fallidos nos llevan a que se nos entienda, si la persona tiene tiempo de pararse a interpretar. Esto ocurre porque llevar utilizado en este sentido no existe en inglés. Para ello utilizamos el present perfect continuous:

-How long have you been playing videogames? (¿Cuánto tiempo llevas jugando a los videojuegos?)

-Not a lot. I started 1 hour ago. (No mucho. Desde hace una hora)



8) Can I have or can I get. Cuando queremos pedir algo en un establecimiento, no es muy “educado” decir: I want... Se debe decir: Can I have/get…?  Incluso en sentido negativo. Por ejemplo, si he pedido una hamburguesa y no quiero cebolla, puedo decir: Can I have no onion?



9) El eterno I am agree. Este caso merece una mención especial porque no solo lo repetimos mucho, sino que además es muy difícil dejar de cometerlo. Cuando se está de acuerdo se dice I agree, no lo que he escrito al principio. En muchos casos, conseguimos aprender esto y llevarlo con éxito a la práctica, pero cuando vamos a preguntarle a alguien decimos: Are you agree? Y nos damos cuenta de que el error “sigue vivo”. Deberíamos haber preguntado: Do you agree? No hay que preocuparse (más de la cuenta), todo se reduce a la práctica, aunque algunas cuestiones precisan más que otras.



   *Si te gustó este artículo, también podría interesarte:
   
    


lunes, 23 de marzo de 2015

¿Por qué los idiomas son tan difíciles?



"¿Por qué los idiomas son tan difíciles?", creo que es una pregunta que muchos nos hemos hecho alguna vez. Las lenguas son como las culturas o los países, producto de avatares históricos. No siguen una lógica, no han sido planeadas. Hace poco empecé a pensar que el ser humano no aprovecha todo su potencial lingüístico. En inglés existen muchos sonidos vocálicos, en chino existen 4 tonos, el alemán es una lengua muy rica en vocablos… Entonces me planteé la siguiente cuestión: ¿por qué no se planea una lengua que coja lo mejor de las demás para intentar desarrollar un idioma más adaptado a nuestro potencial? Y a partir de ese momento empecé a indagar sobre las lenguas planificadas, aquellas que han sido conscientemente inventadas. Comencé a leer sobre el esperanto y algunas otras y me di cuenta de lo sumamente difícil que es que una lengua planificada pueda aceptarse y expandirse, pero me ayudó a entender hasta qué punto se puede simplificar un idioma.

¿Por qué no simplificamos el nuestro? Esto suena a frase de hereje, sobre todo, entre profesionales de la lengua. Aunque después estemos continuamente escuchando decir que la gente no sabe escribir, o que no sé quién muy conocido no domina su propia lengua, porque cometió un par de errores importantes y se enteró todo el mundo. El hecho de que reaccionemos de esta manera está tanto en la forma en la que nos han educado como en el hecho de que la lengua forma parte de nuestra cultura y, por lo tanto, de nuestras señas de identidad.

Uno de los argumentos más repetidos es el de que se pierde la etimología de las palabras, argumento que jamás entenderé. En todo caso, se contribuye a su etimología. ¿No existía una antes de Nebrija? En Turquía decidieron pasar del alfabeto árabe a uno basado en el latino para facilitar la alfabetización de los niños, y el resultado fue positivo, también existía una etimología; como la hay entre el griego antiguo y el moderno o el inglés antiguo y el moderno. Además, curiosamente, todas las lenguas que se han expandido extensamente, lo han hecho a través de su forma vulgar, como ocurrió con el griego en época de Alejandro Magno, el latín durante la época romana o el inglés a día de hoy; los que dominan el inglés culto son muy pocos.

En el siglo XIX se planteó la reforma ortográfica de Bello. Era realmente interesante, aunque iba orientada al español de Latinoamérica. Proponía escribir la r según sonase, es decir r cuando es débil y rr cuando es fuerte, la supresión de la h o la de la u de qu, entre otras muchas propuestas bastante lógicas que finalmente no tuvieron mucho éxito, porque como he dicho al principio, las lenguas están más asociadas al sentimiento que a la lógica.


Cuando un niño dice “yo no cabo” en lugar de “yo no quepo” a todos nos hace gracia y decimos que aún no sabe hablar, pero no percibimos que lo que realmente está ocurriendo es que su cerebro ya ha entendido la mecánica de su lengua:  beber, yo bebo; comer, yo como; caber, yo cabo; pero algún día a alguien se le ocurrió que eso era incorrecto y no podía ser así, de modo que, hay que enseñarle al niño que su planteamiento lógico no es válido y tiene que memorizar la forma aceptada por toda la comunidad de hablantes. Ahí radica uno de los principales problemas en el aprendizaje de idiomas. Cualquiera que estudie lenguas latinas sabe lo problemáticas que son las excepciones en general y las conjugaciones verbales irregulares en especial.  


Pienso que la complejidad lingüística debe estar en la cantidad de palabras o en los conceptos que transmiten las mismas, entre otras cosas, pero no le veo el menor sentido a tantas excepciones gramaticales ni a las dificultades ortográficas que solo contribuyen a dificultar el aprendizaje de los niños mientras aprenden su propia lengua o el de los adultos que intentan aprender una lengua ajena a la materna. Si los idiomas fuesen más fáciles, se podrían aprender más lenguas, se podría profundizar más en las que ya se conocen o se podría dedicar más tiempo a estudiar otras ramas del saber.



   *Si te gustó esta entrada, también podría interesarte:


viernes, 13 de marzo de 2015

¿Cómo aprender idiomas más rápido?


Seguramente existan tantas formas de aprender idiomas como estudiantes, pero además de los más que evidentes consejos, como: dedicar el suficiente tiempo a su estudio, intentar mantenernos motivados, no desistir…, he intentado hacer un listado que pueda resultar de utilidad, sobre todo, para aquellas personas que están estudiando su primera lengua extranjera. A veces, queremos aprender muy rápido, aunque no lo conseguimos porque no tenemos un método o nos sentimos desorientados a la hora de enfocar nuestras horas de estudio. Por suerte, se está avanzando mucho en este campo y creo que nos acabaremos convirtiendo en “aprendices expertos” de idiomas.



A continuación os dejo mi lista de consejos sobre cómo aprender idiomas más rápido. Espero que os sirva de ayuda.


1) No te canses de repetir. La mejor manera de memorizar es repetir lo aprendido una y otra vez, ya sea, leyendo, oyendo o escribiendo. En ocasiones pensamos que ya hemos memorizado una palabra y tras un tiempo sin usarla o tras haber aprendido otras nuevas, se nos olvida o empezamos a dudar de su significado o escritura. Repítela el mayor número de veces posible, aunque creas que la sabes. Cuando leemos en nuestra lengua materna, realmente, la mayoría de las palabras son una eterna repetición.


jueves, 5 de marzo de 2015

El problema del acento a la hora de hablar lenguas extranjeras





Para muchos estudiantes, e incluso personas con un habla fluida en una lengua extranjera, su fuerte acento es algo que les incomoda o irrita a la hora de hablar. En el caso de los aprendices es peor, hay muchos que no se atreven a hablar por miedo a que alguien se ría de ellos o no se les entienda en absoluto. Esto es algo normal, pese a que la forma en que lo abordamos sea en la mayoría de los casos errónea. Nuestra capacidad fonética es la que es, aunque siempre se pueda mejorar, y nuestro acento es un rasgo cultural propio, una seña de identidad, un reflejo de la cultura de la que procedemos.
Muchos de los que hablamos lenguas extranjeras con fluidez pero no podemos evitar hacerlo con un marcado acento pensamos que hablamos mal, he ahí el error. Lo importante es si nuestra fonética, más allá del grado de similitud con los nativos (cierto grado de similitud es evidente que tiene que existir), es entendible para los hablantes de esa lengua. 

Entrada destacada

El problema del acento a la hora de hablar lenguas extranjeras

Para muchos estudiantes, e incluso personas con un habla fluida en una lengua extranjera, su fuerte acento es algo que les incomoda o i...