viernes, 28 de febrero de 2014

En el extranjero para aprender un idioma (III). El trabajo




Cuando estemos en el extranjero para aprender un idioma, el trabajo se convertirá en uno de los lugares más importantes para aprender la lengua, puesto que allí trabajaremos con hablantes nativos en un entorno profesional en la que posiblemente se convertirá en la situación más importante para poner en práctica la lengua que se está estudiando. El trabajo es el lugar en el que uno se encuentra cara a cara con el idioma. 

En la mayoría de países, salvo que se llegue con un gran nivel lingüístico o con una beca para trabajar en alguna universidad, la mayoría empezamos en el sector de la hostelería, como friegaplatos o como camareros, si nuestro nivel es un poco más elevado. La forma en que se dirigirán a nosotros los compañeros de trabajo no será igual a la que lo hacía el profesor en la academia de idiomas, que estaba orientada a estudiantes. Lo que escucharemos en el trabajo será el idioma que todos utilizan habitualmente y se convertirá en una fuente muy rica de expresiones.

Con el paso del tiempo iremos comprendiendo mejor, hasta que pasados unos meses, nos sorprenderá que podemos entenderlo casi todo y ser entendidos en la misma medida. Y es que la ventaja de trabajar mucho tiempo con las mismas personas y en el mismo contexto es que acabamos aprendiendo la forma de hablar de los otros, así como el vocabulario y las expresiones que se utilizan con más frecuencia, lo cual facilita mucho la comunicación.

Para encontrar mi primer empleo tuve que ir repartiendo currículums por todos los restaurantes y cafeterías de la ciudad. Muchas veces, los encargados intentaban mantener una conversación conmigo, pero se daban cuenta de que mi nivel era demasiado escaso y no me contrataban. Hasta que un día encontré a alguien que sí me quiso dar una oportunidad, aunque me tocó trabajar fregando platos, estaba muy a gusto. Como el salario mínimo era muy alto, se ganaba un buen sueldo y me permitía ir aprendiendo la lengua poco a poco. Tuve suerte de que muchos de mis compañeros fuesen hispanohablantes y me explicasen cómo funciona todo y el nombre de muchas cosas que desconocía.

Mi jefa, al principio, estaba cansada de mí porque me hablaba y yo no entendía prácticamente nada. Pero estos son los gajes de ser aprendiz. Hay que pasar por ello. La consecución de cualquier meta siempre conlleva el superar situaciones engorrosas.
Pasados unos meses, cuando mi inglés empezó a ser mejor y mi jefa estaba menos frustrada al dirigirse a mí, fue con ella con quién me di cuenta de que ya me había convertido en un hablante de inglés. Un día me dijo: “Tú hablas bien inglés”. Y yo le respondí que no. Ella añadió: “Entiendes cuando te hablan y te entienden cuando hablas. Eso es hablar inglés”.  Y pensé: “Tiene razón, eso es hablar inglés. No hace falta ser bilingüe”.


   *Si te gustó este artículo, también podría interesarte:
   En el extranjero para aprender un idiomas (IV). Los amigos 
   Razones de peso para estudiar idiomas y no desistir 
   ¿Qué significa aprender otro idioma?

No hay comentarios:

Publicar un comentario